TAPA DIARIO UNO


Ballestena Senador
 

GRAVES DENUNCIAS POR VIOLENCIA DE GÉNERO EN LA SEDE UADER SANTA ELENA

b_450_400_16777215_00_images_Marzo2018_uader.jpgDos denuncias penales por violencia de género contra Vittar y el coordinador de la Sede UADER de Santa Elena, Ariel Juárez. Estas nuevas denuncias forman parte de quien fuera docente, coordinadora de la carrera de Granja y Producción, y secretaria administrativa de la Sede Santa Elena de dicha facultad, Soledad Fleitas, quien logró el años pasado un fallo a su favor tras un recurso de amparo que presentó para que le devuelvan las horas que le habían quitado indebidamente en esta sede sino, ahora denunció por violencia de género a Vittar y al coordinador de la Sede, Ariel Juárez.

Soledad Fleitas es Técnica Superior en Marketing con título de UADER; Docente Universitaria en Marketing (Universidad de Concepción del Uruguay); tiene un Postgrado en E-Learning (UADER); es Licenciada en Educación (Universidad Siglo 21) y actualmente cursa el Master en Recursos Humanos y Gestión del Conocimiento en la Universidad Europea del Atlántico con una beca del 70 por ciento otorgada por la Fundación Universitaria Iberoamericana (Funiber) con sede en España.

Hasta marzo de 2017 cumplía en la Sede Santa Elena de la UADER las funciones de Profesora de la materia Comercialización, Marketing y Ventas del 3° año de la Tecnicatura Universitaria en Granja y Producción Avícola, ganadas por concurso; Profesora de la materia Producción de Servicios del Profesorado en Educación Tecnológica; directora de la carrera Tecnicatura Universitaria en Granja y Producción Avícola, designada por el voto de los demás profesores, y administrativa realizando trabajos de alumnado, docentes, becas, títulos, asistencias, mesas de exámenes, y todo el trabajo administrativo de la Sede.

A Soledad Fleitas la dejaron sin trabajo el 31 de marzo de 2017, cuando le quitaron las horas de la materia, que había ganado por concurso, y también las horas por el trabajo administrativo. “Sucede que cada 31 de marzo, cuando se inicia el calendario académico, se prorrogan o se suspenden las horas cátedra de la totalidad de los trabajadores de la universidad, que cobran bajo este régimen irregular. Se emite una resolución de prórroga para algunos y quien no está dentro queda en cese automático”, explicó Rocío Rivero abogada, quien patrocinó a Fleitas en su presentación de un recurso de amparo el 26 de mayo de ese año para exigir la devolución de su trabajo.

Al respecto, Fleitas contó que “el 3 de abril de 2017 me comunicaron mediante una captura de pantalla enviada por un mensaje al teléfono celular que me quitaban todas las horas, ante lo cual solicité que me mostraran una resolución formal, cosa nunca recibí”. “Ante esto, seguí yendo a trabajar y el 7 de abril me presenté con un escribano para dejar constancia que yo me presentaba a trabajar porque no tenía una notificación formal de mi despido”.

“Nunca hice paro, no faltaba nunca y en mis 12 años de antigüedad no tengo pedido ni un parte de enfermo, excepto el permiso por maternidad, con lo cual el golpe que me dieron fue muy duro”, relató la amparista que finalmente logró que la Justicia fallara a su favor y ordenara a la Universidad la restitución de las horas administrativas.

Sin embargo, sigue peleando para recuperar las horas docentes que había ganado por concurso de la carrera de Granja y Producción Agrícola y de otra materia que se dicta en el cuarto año del profesorado de Educación Tecnológica, cargos que le quitaron y que se cubrieron por designación directa.

En lugar de Fleitas, quien es una de las tres docentes universitarias en Marketing que hay en la provincia, designaron a una técnica en Administración de Empresas sin título docente ni experiencia. Y en el lugar de las horas administrativas, quedó como coordinador Administrativo y Académico, al actual jefe de la AFIM, Carlos Neuman sin ningún título que avale su designación.

“Desde el 2010 no se hacen concursos en la Sede Santa Elena, con la excusa de la falta de presupuesto. El Profesorado de Educación Tecnológica se cubrió todo por designación directa, nunca hubo concursos, es decir que ya son cuatros años en que no se realizaron concursos”, denunció la docente y en consonancia con lo denunciado hace una semana por el Frente UADER Entre Todos, agrega una muestra del manejo “clientelar y despótico” que se vive en la casa de altos estudios: “La carrera de Planeamiento Industrial la cerraron por decisión unilateral de las autoridades de la Universidad, argumentando falta de matrícula y de presupuesto, pese a que había alumnos inscriptos e interesados en cursar la carrera”.

Sobre la falta de realización de concursos, también coincide con la denuncia del Frente UADER Entre todos, y en tal sentido, contó: “En cumplimiento de mi función de directora de Carrera –que es un cargo designado por el voto de los compañeros- el 30 de abril del año pasado presenté en mesa de entradas de la Facultad de Ciencia y Tecnología una nota para quien era secretario Académico, Rolando Maradey (hoy renunciado), detallándole todas las materias de Granja y Producción Avícola que tenían designaciones directas y solicitando la realización de concursos, ya que había técnicos superiores dándole clases a chicos que iban a terminar siendo técnicos universitarios, pero nunca hubo respuestas”.

Por otra parte, denunció también que “era el único personal administrativo en la Sede que realizaba las tareas de carácter administrativo” pero luego de la presentación del amparo “pusieron a Carlos Neuman, una persona de confianza del coordinador general de Sede que es Ariel Juárez –que a su vez es alumno del Profesorado en Educación Tecnológica, egresado como técnico en Planeamiento Industrial, y secretario privado del intendente de Santa Elena, Silvio Moreyra”, remarcó Fleitas.

Sin embargo, “no me permiten hacer nada: no tengo llave de la que era mi oficina, ni de la entrada de la Sede, no tengo la computadora y no me dejan tocarla, está todo con clave, y no me permiten ni siquiera firmar una constancia de alumno regular, siendo que soy la única administrativa designada como tal, porque los demás son un bibliotecario, un laboratorista y un alumno al que le pagan horas administrativas y que hacen el que es mi trabajo”.

“Se cumple el fallo judicial para aparentar que se cumple. Es feo porque es una situación de maltrato y de ninguneo permanente, que no me permiten ni opinar de nada”, resumió.

A ello, agregó que “los integrantes del Centro de Estudiantes, compañeros de cursado del actual coordinador en la carrera de Tecnología, comenzaron con amenazas, burlas, y un hostigamiento brutal por redes sociales y en la calle, simplemente por reclamar la restitución de mi trabajo y por ser amigos de quien hoy ocupa el cargo de coordinador”.

Denuncias penales

A ese contexto laboral se agregan dos denuncias penales por violencia de género contra el secretario General de la UADER, Fernando Vittar, y contra el coordinador de Sede, Ariel Juárez, que Fleitas efectuó ante el Juzgado de Paz local, a cargo de Leonardo Daniel López.

Una vez más, la historia remite al 2016. En ese momento, cuando se llamó a elecciones para decano de la FCyT de UADER, quien era coordinadora de la Sede Santa Elena, Alicia Mauri, designó a Ariel Juárez como representante de los alumnos de la Sede por el oficialismo que encabezaba Marino Schneeberger. Sin embargo, al momento de votar Juárez cambió su voto a favor de quien finalmente resultó designado decano, el opositor Jorge Noriega, quien poco después “pagó” ese favor designando a Juárez como coordinador General de Sede desplazando a Mauri.

“Esta determinación causó molestar en Santa Elena por el hecho de que Mauri es una reconocida bioquímica con doctorados y demás títulos, mientras que Juárez actualmente es alumno de la Sede de la carrera Profesorado en Educación Tecnológica y egresado de la Sede con el título de Técnico en Planeamiento Industrial”, contó Fleitas.

Esto generó una dura crítica de Mauri contra Noriega a través de una cuenta no oficial de Facebook de la Sede, que se había creado para informar a los alumnos sobre las actividades cotidianas, lo que provocó una serie de amenazas telefónicas del secretario General de la FCyT Fernando Vittar, contra Soledad Fleitas, por entonces secretaria administrativa de la Sede.

Fleitas le contó que Vittar la llamó por teléfono “un sábado a las 10 de la noche amenazándome para que borre lo que se había publicado, pero le dije que no era momento para que me llamara y menos en ese tono, y además no había sido yo la responsable de la publicación”.

“Esta persona me siguió hostigando y amenazando y me dijo literalmente: vos tenés mucho para perder y Mauri ya perdió todo”, por eso presenté la denuncia por violencia de género.

Desde ese día, fue un calvario. Cuando volvió a su trabajo Fleitas se encontró con que ya no tenía oficina, no le daban trabajo para realizar, le mandaban gente del centro de estudiantes para que la presionen para que renuncie y para controlarla, ejerciendo todo tipo de violencia psicológica. A raíz de eso, presentó una nueva denuncia por violencia de género esta vez contra Ariel Juárez.

Sin embargo las denuncias quedaron dormidas en el despacho judicial. Sucede que el cargo de Juez de Paz es una decisión del intendente, Silvio Moreyra, y uno de los denunciados (Juárez) es su secretario privado.

Ya sin puertas por golpear para darle movimiento a sus denuncias, Fleitas –acompañada por su marido, Juan Acedo- se entrevistó con el procurador General del Superior Tribunal de Justicia, Jorge García, quien se hizo eco de la situación y los envió a presentar la denuncia ante el fiscal de La Paz, Santiago Alfieri. Pero la respuesta no fue la esperada.

“Alfieri prácticamente nos echó y nos dijo en la cara que en Santa Elena somos todos unos negros. Nos tomaron la denuncia pero nadie la firmó ni selló. Escribieron en una hoja todo lo que Soledad contó pero ni la sellaron ni la firmaron, fue todo una burla”, relató Acedo quien toma la voz de su esposa cada vez que a ella la sobrepasa la situación.

“No vamos a dejar de lado las denuncias penales, vamos a seguir con esto pero necesitamos conseguir un abogado penalista que se la juegue. No sabemos en quien confiar y nunca pensamos que nos íbamos a enfrentar a esto”, concluyó en una entrevista con Análisis Digital.

 

FUENTE: Análisis Digital