EN VIVO

ESTÁ PRÓFUGO UN POLICÍA RETIRADO DE LA PAZ QUE REALIZABA ESTAFAS MILLONARIA

b_300_300_16777215_00_images_enero2019_secuestro.jpg

Junto a su pareja, que se hacía pasar por sobrina de la ministra Bullrich y a quien tampoco han podido hallar, ejecutaban ventas falsas de vehículos incautados por la Justicia en ciudades como Paraná, Concordia y Buenos Aires. Este sábado la Policía de Entre Ríos logró secuestrar dinero, armas, computadoras, celulares y otros elementos vinculados con los sospechosos.

Desbarataron una pequeña organización que realizaba estafas mediante la supuesta venta de autos. Una mujer se hacía pasar como sobrina y abogada de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y junto a un policía retirado realizaban defraudaciones millonarias con la supuesta entrega de vehículos que se encontraban incautados por la Justicia.

Personal de la División Delitos Económicos realizó un allanamiento en Paraná, más precisamente en calle José María Domínguez al 2.400, donde vive un policía retirado de 55 años, oriundo de La Paz.

En la vivienda no había nadie, pero con los recaudos legales suficientes los investigadores a cargo del director Fabio Jurajuría, pudieron incautar material que compromete al uniformado jubilado hace un par de años y a su pareja, la supuesta pariente de la ministra Bullrich.

En la vivienda se encontraron dos armas de fuego, una computadora, pendrives, 25.000 pesos en efectivo, dólares, euros, documentación, celulares y proyectiles.

La investigación se inició en Concordia, el año pasado. Allí un par de víctimas denunciaron que una abogada que decía ser familiar directa de la ministra de Seguridad de la Nación, les había ofrecido para la venta vehículos que iban a ser rematados y que se encontraban en poder de la Justicia y de la fuerzas de seguridad. Al principio debían pagar una suma de dinero en concepto de transferencia y esperar unas pocas horas para recibir la documentación junto al vehículo. El problema es que nunca aparecieron los rodados.

La causa chocó con el inconveniente de que los sospechosos no fueron encontrados en Concordia. Lo cierto es que decidieron afincarse en Paraná, en el barrio San Agustín.

Casualmente, la misma modalidad fraudulenta fue denunciada en Paraná y tras cruzar información la Justicia y la Policía de Paraná, lo mismo ocurrió en Buenos Aires.

De la pesquisa se obtuvieron llamativas similitudes en el accionar delictivo. De allí es que el fiscal Álvaro Piérola y el juez Eduardo Ruhl autorizaran la requisa domiciliaria.

En la causa, al menos de Paraná, se supo que hubo tres víctimas que llegaron a pagar cerca de un millón de pesos para asegurar la operación de compra de los vehículos que eran ofrecidos a un valor mucho menor al del mercado.

Por el momento, el policía retirado no pudo ser localizado y detenido, como tampoco su pareja que podría contar con el DNI donde figura el apellido Bullrich. Se sospecha que el nombre real es otro.

En la causa judicial entre las jurisdicciones de Paraná y Concordia, vendrán nuevas medidas y procedimientos, no solo con el fin de localizar a los dos acusados, sino también para recuperar otra parte del dinero que se les robó a las víctimas.

 

UNO Entre Ríos